Por desgracia, el precio del kilovatio hora de electricidad en nuestro país cada día es más alto. Por el contrario, el kilovatio hora de gas natural o el coste del propano o las bombonas de butano son mucho más económicos.

 

Por ello, cada día más gente está usando gas para diferentes sistemas de una vivienda, como la cocina, la calefacción o el agua caliente. En la cocina, hemos pasado por la moda de la vitrocerámica o la inducción, pero las ventajas de las cocinas de gas y la comodidad de nuevos suministros como el propano canalizado ha hecho que la gente se decida por las cocinas de gas. Veamos qué ventajas tiene la cocina de gas.

 

 

Ventajas de una cocina de gas

 

Una de las principales ventajas, según cocineros profesionales, es que el sabor de los alimentos cocinados a gas es mucho mejor, por lo que la gente elige este tipo de cocinas para cocinar.

 

Las cocinas de gas son más eficientes y contaminan menos. En este sentido, las cocinas que más energía consumen y, por otro lado, las de gas son las que menos energía consumen. En este aspecto, una cocina que funcione con gas produce unos doscientos gramos de dióxido de carbono por cada kilovatio hora, mientras que las de electricidad pueden llegar a producir el doble.

 

Como hemos comentado, el gas (en sus diferentes formatos) es más económico que la electricidad. Para hacer la comparativa, hay que tener en cuenta que un kilovatio hora de gas natural pueden llegar a ser tres veces más barato que uno de electricidad, con el consiguiente ahorro que eso supone. Por otro lado, las bombonas de propano y butano también salen más económicas si se usan solo para cocinar.

 

En las cocinas de gas podemos cocinar con cualquier tipo de material, siendo los más recomendables el barro, el acero o el hierro. Por el contrario, en las cocinas de inducción solo se puede cocinar con determinados materiales, que además suele ser más caro que los materiales anteriormente mencionados, lo que supone un gasto extra.

 

 

Desventajas de una cocina de gas

 

Para que puedas hacer la mejor elección, también es necesario conocer los inconvenientes de este tipo de cocinas.

 

Estas cocinas son más difíciles de mantener y limpiar, requiriendo un mayor mantenimiento. Los diferentes sistemas de gas deben pasar una serie de revisiones puesto que, cualquier fallo, puede ser muy peligroso.

 

En caso de que tu cocina funcione con bombonas, se necesita de un espacio para guardar la bombona que estás usando y la que tienes de reserva. Además, hay que estar atento para no quedarnos sin gas

 

Es cierto que, en la actualidad, los sistemas que funcionan con gas son bastante más seguros que hace años. Sin embargo, siempre se puede producir una avería o un mal uso que conlleve una fuga de gas, con los peligros que ello supone. Hay muchos sistemas que llevan incluidos sistemas de detección de fugas, o bien puedes instalarlo tú para que no se produzca ningún problema grave en tu cocina.

 

Comparte este artículo en : 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *